Poliamor 7 – Instinto

–Eso fue increíble.

Javier le guiñó un ojo mientras le acariciaba el vientre.

–Increíble –suspiró ella arqueando la espalda sobre la cama, con una sonrisa en los labios. –estoy agotada… creo que no voy a poder tener sexo por dos semanas.

“Bien”

Se agachó sobre ella, y le pasó la lengua por la punta de un pezón. Carolina se tensó, gimiendo de placer mientras le acariciaba el pelo.

–¿Por qué–mmm… por qué… lo hiciste? –murmuró al rato, mientras él le mordisqueaba el otro pezón.

–¿Qué cosa? –Preguntó levantando la cabeza.

–Eso… esas cosas que hiciste. –Tragó saliva mientras le pasaba los dedos por el vello pectoral –nunca habías hecho eso…

–Quise hacerlo, simplemente.

–¿Así de pronto…?

–Sí.

–¿De la nada?

–¿A donde queres llegar Caro?

–Me querías demostrar algo. ¿No? –Lo miraba entrecerrando los ojos.

–Dios, no busques motivos ocultos al sexo. Es solo eso… sexo.

–Claro, porque eso te ha funcionado TAN bien a vos.

–¿Qué cosa?

–Creer que el sexo es solo sexo…

–¿De qué estamos hablando ahora?

–De Paola…

Javier la miro más confuso cada vez.

–¿Qué tiene que ver ella en todo esto?

–¿Cómo que tiene que ver? Ella… –Carolina se irguió en la cama, y tomo aire profundamente antes de largar todas las palabras de un tirón –Ella está embarazada ¿no? ¡Dios Javier! ¿Cómo pudiste ser tan irresponsable? ¡Y con una mujer casada nada menos…!

Javier abrió los ojos de par en par, perplejo y paralizado tanto por lo inesperado de las conclusiones de Carolina, como por la idea de que Paola estuviera embarazada realmente. De solo pensarlo se le heló la sangre.

–Carolina, para… ¿de dónde sacaste eso?

Ella se calló y lo miro confusa –Lo que comentaste ayer… y pues… has estado muy raro últimamente. Pensé… que era por eso.

El recordó vagamente el comentario del día anterior, algo sobre la película que estaban viendo.

–No… No lo dije por eso. No se porque lo dije…

–¿Entonces no está embarazada?

–Dios, no. No de mí al menos.

–¿Estás seguro?

–Tan seguro como se puede estar.

–¿Qué métodos usan…

Javier estaba sacudiendo la cabeza antes de que terminara la frase.

–NO vamos a hablar de eso. ¿Que queres saber, la marca de forros que usamos?

–No seas tan vulgar.

–No seas tan metiche, mujer –trago saliva y se pasó una mano por el pelo. La idea, por más improbable que sea, de haber dejado embarazada a Paola lo había puesto de un humor de perros. No había chance de charlar con Carolina sobre sus inquietudes. No hoy. Se puso de pie y comenzó a levantar las prendas de vestir.

–¿Ya te vas? ¡Pero si no hemos hablando nada¡ Hay varias cosas que te quería contar… –su voz disminuyó hasta desaparecer.

Cuando Javier se agachó a agarrar una de las zapatillas notó que Carolina lo estaba mirando con gesto de reproche. Se irguió con desgana y le preguntó irritado –¿Qué?

–Para mí no es solo sexo… –comentó ella en voz baja.

–¿No? –se sorprendió al percibir el dejo de acusación en su voz. Por la mirada en los ojos femeninos, a ella tampoco se le había pasado por alto.

–Me estas insultando –dijo con mucha dignidad y Javier supo que la había herido. –¿Te pensas que esto es lo único que quiero?

“¿Que mas podía querer de alguien como él?”

Ante su silencio ella continuó:

–¿Te pensas que esta es la única razón por la que estoy con vos?

Javier hizo un gesto y se dio la vuelta para recoger sus jeans. La mejor respuesta a veces era el silencio.

»Porque si eso fuera verdad ¿por qué mejor no me compro un par de consoladores y ya? ¡Así al menos no tendría que lidiar con tus estúpidos comentarios!

–Carolina…

–¡No! –Se dio la vuelta y se tapo con las mantas.

Javier suspiró, iba a acercársele cuando de pronto ella se irguió dando patadas a las sabanas y lo fulminó con la mirada.

–¿Es por eso que estás conmigo? ¿O con Paola? ¿eh?

–Pará Carolina, no se ni porque te ofendiste.

–¿Te pensas que vi a Tomas y pensé “oh vaya, ese chico parece bien dotado, creo que me servirá para mi fantasía sexual”? ¡No te rías! Te hablo en serio.

–Ok… No, no creo eso.

–¡Porque la verdad es que fue al revés!

Eso le borró la sonrisa del rostro.

–¿Al revés?

–Si… yo… –miró hacia abajo y pareció sorprenderse de su desnudez, agarró la sábana y se cubrió hasta el cuello.

–Sabes que no he estado con nadie más desde que te conocí.

–Lo se –dijo con un suspiro cansado.

–Y cuando vi a Tomas… no se… sentí algo. Ya sabes como es.

–Aja –No le gustaba donde estaba yendo la conversación.

–Y bueno, pensé “quiero estar con él”. Después se me ocurrió lo del… –hizo  un gesto con las manos  –trío.

Javier tragó saliva.

–¿Así que… se te ocurrió… “después” de conocerlo?

Ella sonrió picara –No exactamente. Lo vi en el gimnasio un día, y luego lo estuve observando por un par días. ¡Re acosadora yo! En fin, en algún momento se me ocurrió, pero fue así como un pensamiento al azar…

»Y luego bueno… –hizo otro gesto con las manos –Cuando no conocimos… mejor… ahí como que se me salió impulsivamente.

Definitivamente no le gustaba saber esto.

–Y él aceptó.

–Y vos también.

–Pensé que era una joda… –sacudió la cabeza –De todos modos, eso se acabó. Obviamente no va a ocurrir.

Esperó a que Carolina dijera algo, que lo contradijera, pero ella permaneció en silencio. Levanto la vista y le sostuvo la mirada. Ella sonrió traviesa y apoyó la pera sobre las rodillas, sin desviar la mirada y Javier supo que esa terca cabeza rubia estaba tramando algo.

Sacudió la cabeza otra vez –yo que vos Caro le daría un par de días… –se dio la vuelta para que no viera su gesto. Casi sentía pena por Tomas. Si había escuchado la mitad de la mitad de lo de ayer, dudaba que quisiera ver a Carolina en su vida.

–Me voy. Nos vemos… Y deja de imaginar cosas sobre mi vida…

–Pero si nunca me dices nada… –refunfuñó.

Pero él ya estaba fuera de la habitación. Carolina estaba todavía fulminando la puerta con la mirada cuando Javier volvió a aparecer.

–Che, ¿dónde me habías dejado el paquete de…?

–En la alacena.

–No lo veo.

–Pues ahí lo dejé.

–No está.

–¿Y qué carajo queres que haga?

Javier se la quedó mirando sorprendido. Era raro que Carolina fuera abiertamente ofensiva. Se acercó a la cama y se sentó en el borde.

–¿Qué cosas tenías para contarme? –le preguntó con paciencia.

–Nada.

–Carolina…

–Solo un montón de estupideces sin importancia.

Se quiso poner de pie pero Carolina lo agarró del brazo.

–Esta bien, esta bien… Laura preguntó por vos.

Laura, su ex… era una de las alumnas de yoga de Carolina. De hecho, así era como la había conocido.

–¿Y qué le dijiste?

–Nada… Pero creo que sabe que volvimos juntos. Igual se lo tomó bien, empezó a salir con Matías ¿sabías?

–Bien. –y era sincero. Matías era un buen pibe, y había estado detrás de Laura durante meses. Si no hubiera sido por él, se habrían juntado mucho antes.

–¿Algo más?

–Había algo, pero ahora no me acuerdo…

–Caro, me tengo que ir a laburar. –Se acercó y le plantó un beso en la mejilla y otro en el cuello.

Estaba atravesando la puerta de la habitación cuando ella lo llamó:

–Javier… –el inesperado susurró lo paralizó en el lugar. Con un suspiro se giró y vio a Carolina con una expresión vulnerable e insegura, algo raro en ella.

–¿De verdad es solo sexo para vos? –le preguntó.

Era una pregunta demasiado reveladora.

Ahogando la fuerte contradicción que sintió en el pecho, alzo los hombros y la miró con desgana como diciendo “¿que queres que te diga?”

Un par de incómodos segundos pasaron.

–Ya entendí –comentó ella cuando se hizo obvio que la respuesta no iba a llegar. Y de pronto sonrió, una sonrisa demasiado brillante –De todos modos está bien, cada cual es diferente. Cerrá la puerta de entrada con llave cuando salgas.

Javier apretó los puños y tensó la mandíbula cuando Carolina se acostó de lado, dándole la espalda en la cama. Algo en su interior lo tiraba hacia ella. Quería consolarla, quería decirle algo…

Pero también quería huir… huir antes de comprometerse a algo que no podía dar.

Y ganó la huida, porque era un instinto para él.

Anuncios

2 comentarios en “Poliamor 7 – Instinto

¿Qué sentis?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s